La casa más curiosa del mundo

Ra Paulette ha estado trabajando los últimos 25 años de su vida con tan solo un pico, una pala y una paleta para alisar lo que serán los interiores del hogar de sus sueños. Un hogar al que le abre las puertas a cualquier persona que lo desee, porque para él es importante que las demás personas lo puedan disfrutar también. A día de hoy se considera una pieza de arte valorada en 1 millón de euros, aunque solamente se ha gastado 900 euros en materiales desde que empezó

Anuncios