Los árboles hablan entre ellos y se ayudan mutuamente.

Se trata de un experimento llevado a cabo por la Dr. Suzanne Simard a través de la Universidad de Columbia. El experimento constaba en la inyección de un compuesto radioactivo a un gran árbol madre, el cual fue seguido y medido durante un tiempo con la ayuda de un contador Geiger Medidor de radioactividad). Posteriormente se tomaron muestras de los árboles jóvenes que se encontraban en la vecindad del árbol madre.

Aunque ya se lo imaginaban antes de hacer el experimento, la sorpresa no fue menos al observar que el contador Geiger había medido niveles considerables de la radioactividad en estos árboles jóvenes, es decir, encontró los mismos isótopos radioactivos que habían sido inyectados en el árbol madre; lo cual demuestra que este árbol compartía sus nutrientes con los jóvenes ubicados a su alrededor.

Como con las hormigas, me parece fundamental la cooperación entre comunidades de organismos vivos, sean cuales sean, con el fin de garantizar su propia subsistencia. Darwin falló.

Anuncios

Una historia de dos Atolones

Thomas P. Peschak no es solo un experto buceador y biólogo marino. Además, es uno de los fotógrafos que forman parte de la plantilla de National Geographic y el director de conservación de la Fundación Salvemos Nuestros Mares.

Este video “Una historia de dos atolones” pretende acercarnos a las profundidades marinas para tratar de mostrarnos sus ecosistemas, y mostrarnos así la vida en las profundidades con el fin de que tomemos conciencia de su cuidado y preservación.

Semillas de transición

Vídeo

Jean-Luc es productor de semillas naturales y ecológicas de más de 250 variedades, tradicionales, antiguas y raras. Él llama a su jardín: “Le potager d´un curieux”: “El huerto de un curioso”.
A más de mil km, siguiendo el Mediterráneo hacia el sur, resuena la ciudad de Granada con una fuerte evocación para él.
Tanto su jardín como su pequeña cabaña donde vive, están llenas de escrituras, reflexiones, pensamientos, poesías…. Es un curioso y se abre a la exploración, tanto intelectual como filosófica y espiritual.
Nos conocimos durante la primavera de 2011 y estuve trabajando con el por unos meses en el huerto. Se dieron muchos debates interesantes y una buena conexión, vivimos juntos, en la distancia, la “primavera árabe” y el “15-M” entre semillas, planteles y compost, algo está germinando y casi lo podemos palpar.
Pasó todo el verano y me reencuentro con Jean-Luc en su casa en noviembre 2011, me dice que quiere un receso, se lo pide su tierra, se lo pide su cuerpo, pero sobre todo se lo pide su espíritu. Quiere observar, ver que ocurre en su Jardín, también quiere ver que está pasando en el mundo, más allá de su día a día local.
Me propone que vaya con él de viaje hasta Granada.
En seguida la idea conecta y le propongo que hagamos paradas, intercambiando sus semillas, encontrando gente ligada al movimiento y que así podamos conocer e ir viviendo que es lo que está ocurriendo, de Girona a Granada hay muchos proyectos inspiradores tanto personales como colectivos…
Entonces surge… ¿por qué no llevamos una cámara y lo grabamos?