Una tradición Egipcia

Pese a las pocas probabilidades de nevada en Egipto -la última que se precipitó sobre gran parte del territorio no ocurría desde hacía 122 años- las bajas temperaturas han sido aprovechadas por esta comunidad para reforzar o ofrecer una mejor calidad de vida a sus niños.

Con el fin de reforzar el sistema inmunológico de los recién nacidos, algunas zonas rurales de Egipto exponían a sus hijos a bajas temperaturas y a movimientos pendulantes con el fin de dinamizar la propia estructura muscular e inmunológica del niño. Se sabía que el ejercicio físico permitía evacuar toxinas y evitar infecciones o virus, también facilitaba el tránsito intestinal. Los niños de aquél entonces también caminaban descalzos o se rebozaban en el barro desnudos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s